fbpx
Fisioterapeuta a domicilio

Fisioterapeuta a domicilio, ¿cómo elegir el correcto?

Como todos sabemos, soy fisioterapeuta a domicilio desde que comencé a trabajar. Es algo que comenzó como un complemento a la clínica, pero que, cada vez más, va cogiendo mayor peso en mi jornada laboral.

Ahora mismo, con toda la situación que estamos viviendo con el COVID-19, está cogiendo aun más importancia. A muchos de nosotros, aun nos da respeto entrar en una clínica cerrada, en una recepción con más personas, tocando cosas que ha tocado previamente otro paciente, dejando la ropa en cualquier lado… Por eso, cada vez está siendo más necesaria la fisioterapia a domicilio con todas sus medidas de seguridad (puedes ver aquí cómo hemos adaptado el servicio a la nueva normalidad).

Una vez que sabemos que necesitamos tratamiento de fisioterapia, y que no queremos o no podemos acudir a una clínica… ¿En qué debemos fijarnos para elegir un buen fisioterapeuta a domicilio?, ¿podemos fiarnos de cualquier cosa que encontremos en internet?. Te contamos unas pautas a seguir con las que no fallarás eligiendo fisioterapeuta a domicilio:

¿Qué precauciones podemos tomar al buscar un fisioterapeuta a domicilio?

Debemos darle una gran importancia a que el profesional sea titulado y cumpla con sus obligaciones fiscales. Podemos buscar profesionales que atiendan a domicilio en la página web de las clínicas y centros de fisioterapia, también en los Colegios Profesionales.

Se dan casos, como es el mío sin ir más lejos, en el que el servicio a domicilio lo realizo de manera autónoma y externa a la clínica en la que trabajo. En estos casos, no aparece la información en la web del centro. Para estos casos, en los que el profesional realice estos servicios por cuenta propia, es recomendable comprobar que se encuentra colegiado (ejemplo, enlace del buscador de colegiados del Colegio de Fisioterapeutas de la CV). Por ejemplo, si buscas mi nombre en la página del Colegio de Fisioterapeutas de la Comunidad Valenciana, te aparece actualizado mi nombre y mi número de colegiado. Es mejor desconfiar si solo aportan una foto o te dicen “de memoria” el número de colegiado.

Podemos encontrar también fisioterapeutas que ofrezcan sus servicios en portales como milanuncios, u otros portales de anuncios, para aumentar así la visibilidad. No hay nada malo en anunciarse o contactar con fisioterapeutas que ofrezcan sus servicios en este tipo de páginas. Aun así, a riesgo de parecer pesados, repetimos que es importante consultar y contrastar antes los datos del profesional para conocer si está colegiado y si es de fiar. Aparte del buscador del Colegio Profesional, podemos hablar con él para conocer si el profesional está capacitado técnica y legalmente para ofrecer el servicio. Las referencias de otras personas no deben ser la única motivación para contratar a un profesional.

También es útil conocer el currículum y experiencia del profesional. Al menos, saber si tiene habilidad para tratar la patología que tenemos. No es lo mismo un fisioterapeuta acostumbrado a tratar a deportistas, que uno que trabaje con niños o con personas mayores.

Aunque no nos vaya a asegurar que esté titulado y cumpla con sus obligaciones fiscales, podemos tratar de buscar opiniones o testimonios de pacientes que hayan pasado por sus manos. Esto puede darnos una idea de si es el tipo de profesional que buscamos, y qué suele tratar más. Por ejemplo, en mi caso tenéis una página con testimonios de mis clientes, y además, podéis ver las reseñas que me van dejando en Google Maps. En este ultimo caso, es importante que os fijéis tanto en:

  • La puntuación total del fisioterapeuta
  • El número de reseñas totales
  • La fecha de las reseñas. Mejor confiar si tiene reseñas recientes. Esto quiere decir que está en activo y que la gente que ha pasado por sus manos recientemente está contenta.

Asimismo, podéis hacer la misma búsqueda en su página profesional de Facebook, o incluso ver su actividad en otras redes sociales como Instagram.

¿Qué precio tiene la fisioterapia a domicilio?

En cuanto a los precios, hay un gran abanico. Hay profesionales que cobran más por la sesión a domicilio, y hay quien cobra menos. Hay quien incluye el desplazamiento en el precio, lo cual lo encarece, y hay quien lo incluye aparte, dando previamente un precio más bajo.

recios demasiado baratos pueden hacernos desconfiar. Hay que tener en cuenta que, el tratamiento de fisioterapia a domicilio cubre siempre estos gastos para el fisioterapeuta:

  • Desplazamiento al domicilio (incluyendo tanto el gasto en gasolina, como el gasto de tiempo)
  • Material necesario para la sesión
  • Camilla propia
  • Material higiénico y de seguridad desechable
  • Cuota de IRPF
  • Cuota de autónomos

Como hemos comentado anteriormente, el fisioterapeuta a domicilio suele ser autónomo. Muy pocas clínicas contratarían a trabajadores en nómina para cubrir este servicio que ocupa tanto tiempo. Hay que tener en cuenta que, para dar una sesión a domicilio se necesita, mínimo, la hora de la sesión más media hora de ida, y otra media hora de vuelta. Es decir, que el fisioterapeuta invierte 2 horas por cada paciente.

Si los precios de la sesión son muy bajos, es probable que:

  • El fisioterapeuta no está cumpliendo con las obligaciones de pago que implican unos servicios de fisioterapia,
  • La calidad del tratamiento y de los materiales sea baja, y por eso haya menos coste que cubrir y pueda bajar los precios
  • Que tenga poca experiencia y esté tratando de captar clientes
  • Que no sea un fisioterapeuta y se trate de un caso de intrusismo

¿Qué debemos tener en cuenta durante la sesión de fisioterapia a domicilio?

Una vez que hayamos encontrado un fisioterapeuta a domicilio que nos haya gustado, debemos también estar atentos durante el servicio. Cualquier fisioterapeuta que se precie, llevará su propia camilla al domicilio para realizar el tratamiento, si no es así, es motivo para desconfiar.

También debemos de prestar atención a las medidas higiénicas necesarias:

  1. Uso de un maletín o una mochila específica para tratamiento domiciliario.
  2. Papel para la camilla desechable.
  3. Material esterilizado y precintado si va a realizar tratamientos invasivos. Como por ejemplo, las agujas.
  4. Asimismo es importante que cuente con el material necesario que vaya a necesitar en la sesión. Esto podemos facilitarlo si comentamos brevemente nuestro problema al pedir la cita.

Es indudable que en un hogar siempre va a haber menos medios tecnológicos que en una clínica. Aun así, esto no debe impedir que se dé un tratamiento adecuado.

 

¿Qué debemos de valorar tras la sesión con un fisioterapeuta a domicilio?

Por último, pero no menos importante, pedid vuestra factura. ya sea después de cada sesión, o al finalizar el tratamiento incluyendo el número de sesiones realizadas. En nuestro caso, si nos facilitáis un correo electrónico os la podemos enviar después de la sesión. Si no, podemos llevarla impresa para la siguiente sesión a domicilio.

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

×

Hola!

Haga clic en la imagen de debajo si quiere enviarme un Whatsapp, o póngase en contacto conmigo por email en  hola@fisiodanielutrilla.com

×