La sobrecarga en miembros inferiores es algo muy habitual en deportistas, personas con trabajos físicos y pacientes de mediana edad. Lo más frecuente es que las sobrecargas aparezcan en el gemelo, aunque también pueden darse sobrecargas en cuádriceps y en isquiotibiales. Cuando tenemos una sobrecarga muscular en el gemelo, el dolor suele localizarse en la masa muscular, y a veces también, en la parte posterior del talón.

Sobrecarga gemelo

Sobrecarga en el gemelo por mala pisada

Muchas veces, la sobrecarga del gemelo puede estar producida por una mala pisada. Cuando tenemos una mala pisada, podemos alterar el tono muscular de zonas como el tibial anterior y posterior, el peroné y el flexor corto. Cuando alguno de estos músculos se desactiva, hace que los gemelos tengan que trabajar más tiempo para sustituirlos y equilibrar la pisada, haciendo que se sobrecarguen. Normalmente, esto suele ocurrir en personas que caminan con los pies muy abiertos, y que presentan alteraciones de la marcha en valgo (pronadores) o en varo (supinadores). Igualmente, también un esguince de tobillo mal curado puede generar una sobrecarga en el gemelo.

Sobrecarga en el gemelo por no estirar

Al igual que con los calambres musculares, cuando hacemos ejercicio o una actividad física intensa, y no estiramos, o lo hacemos mal, nos exponemos a una sobrecarga de gemelo. Generalmente, solemos encontrarnos con un dolor punzante que empeora cuando está en frío, o cuando ya llevamos un rato practicando deporte.

Sobrecarga y ciclismo

Hay ciertos factores que pueden hacer que tengamos una sobrecarga en el gemelo mientras hacemos bici:

  • Posición incorrecta de las calas o un mal apoyo del pie: Sobretodo si pedaleamos haciendo más presión con la parte delantera del pie. En este caso, hacemos que el gemelo trabaje con mayor tensión, y tienda a sobrecargarse. Esto puede ocurrir también con el uso de calas, por lo que tendríamos que retrasar un poco su posición en nuestras zapatillas. Si tenemos pedales normales, podría solucionarse adelantando la posición del pie en el pedal. 
  • Tensión en el muslo: Cuando el sillín es demasiado alto para nuestra estatura, podemos ejercer demasiada tensión con la musculatura del muslo. Esto puede hacer que se nos acabe sobrecargando el gemelo. Con bajar un poco el sillín deberíamos notar mejorías.
  • Problemas en la circulación sanguínea: Un problema circulatorio puede hacer que tengamos sobrecargas. Podemos evitarlo subiendo el ritmo de entrenamiento de manera paulatina, haciendo un buen calentamiento antes de la sesión. 

Sobrecarga en el cuádriceps

La sobrecarga del cuádriceps es una lesión progresiva. Suele darse por la tensión a la que sometemos al músculo, ya sea por un entrenamiento excesivo, o por tiempos de reposo demasiado breves. Es un dolor molesto que suele empeorar, aunque no es incapacitante, es decir, no nos limita el movimiento.

Normalmente, el músculo más propenso a padecer sobrecargas musculares es el recto anterior.

Causas de la Sobrecarga del Cuádriceps

Las causas son variadas, pero normalmente son:

  • Entrenamiento excesivo o inadecuado
  • Mala técnica de entrenamiento
  • Calentamiento inadecuado o insuficiente
  • Reposo insuficiente
  • Malnutrición

Síntomas de la sobrecarga del Cuádriceps

  • Dolor leve o moderado
  • Molestias al hacer ejercicio
  • Sensación de rigidez en la zona afectada
  • Molestias al contraer y al estirar el músculo

Sobrecarga en los isquiotibiales

La sobrecarga en los isquiotibiales, al igual que la de los cuádriceps o del gemelo, está asociada a una tensión excesiva del músculo.

Los isquiotibiales están formados por los siguientes músculos:

  1. bíceps femoral,
  2. el bíceps semitendinoso,
  3. y el semimembranoso.

El músculo que más se lesiona es el bíceps femoral. Esto se debe a su capacidad de producir grandes fuerzas, así como a la repercusión que tiene en las acciones deportivas. Cuando el bíceps femoral sufre una tensión excesiva se contraen de forma involuntaria y continuada las fibras musculares, desencadenando un acortamiento y endurecimiento del músculo.

Causas de la sobrecarga de Isquiotibiales

Las causas son variadas, pero normalmente suelen ser:

  • Entrenamiento excesivo o inadecuado
  • Mala técnica de entrenamiento
  • Calentamiento inadecuado o insuficiente
  • Reposo insuficiente
  • Malnutrición

Síntomas de la sobrecarga de Isquiotibiales

  • Dolor leve o moderado
  • Molestias al hacer ejercicio
  • Sensación de rigidez en la zona afectada
  • Molestias al contraer y al estirar el músculo

Share

Comparte este post

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

También te podría interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *