¿Cuál es la anatomía y el recorrido del nervio ciático?

¿Cuál es la anatomía y el recorrido del nervio ciático?

Casi todos conocemos a alguien que ha sufrido un ataque de ciática, o incluso en los peores casos, hemos sido nosotros quienes lo hemos sentido en nuestras propias carnes. ¿Sabes cuál es el recorrido del nervio ciático, y si tus síntomas corresponden con un pinzamiento en dicho nervio? Hoy hablamos de la anatomía y del nervio ciático:

Características del nervio ciático

¿Sabías que el nervio ciático es el nervio más grande y más largo del cuerpo humano? Para que te hagas una idea, tiene un diámetro tan ancho como el dedo pulgar. Debido a ese tamaño que tiene, el recorrido del nervio ciático es uno de los más largos del cuerpo.

Además, este nervio es uno de los más fuerte del cuerpo, gracias a su grosor y su cantidad de capas, tiene tal resistencia que podría llegar a sujetar una vaca. Esto le confiere una gran capacidad para aguantar golpes, estiramientos y otros estímulos, pero una vez que se lesiona, puede tardar mucho en curarse. Al ser un nervio tan ancho, se compone de muchas capas, por lo que al cuerpo le cuesta llegar a eliminar toda la inflamación que suele producir en este nervio, siendo una de las mayores causas de baja laboral.

El recorrido del nervio ciático es el encargado de conectar la médula espinal con la parte externa del muslo, así como con los músculos que forman la parte inferior de la pierna y de los pies. Por este motivo, cuando hay alguna lesión en el nervio ciático, podemos sentir debilidad y/o adormecimiento y hormigueo tanto en el glúteo, como la pierna, el tobillo, el pie y/o los dedos de los pies.

Anatomía del nervio ciático

Al hablar del nervio ciático, más que de un nervio, deberíamos hablar de un conjunto de nervios, ya que es que comienza con la union de varios nervios y terminara dividiéndose en otros. En concreto, la anatomía del nervio ciático está formado por cinco nervios: el cuarto y el quinto nervios lumbares, y los tres primeros nervios sacros. Los nervios que componen la anatomía del nervio ciático son:

  • El nervio que sale del espacio entre la vértebra 4 y la 5 se llama raíz del nervio L4
  • El que sale del espacio entre la vértebra 5 y la sacro 1, se llama L5.
  • Por consiguiente, los nervios que salen del agujero sacro se llaman S1, S2 y S3 respectivamente.

Recorrido del nervio ciático

Recorrido del nervio ciático

El recorrido del nervio ciático comienza formándose en la columna lumbar y en el sacro, mediante 5 nervios más pequeños que se unen formando lo que conocemos como el nervio ciático. Estos 5 nervios salen de los agujeros interapofisarios que hay entre las 2 últimas vértebras lumbares y las 3 primeras vértebras sacras. Cada uno recogerá información de una parte del recorrido. Por este motivo, cualquier problema que tengamos en la parte inferior de la columna puede afectar a alguno de estos nervios, haciendo que se irradie o extienda el dolor a lo largo del nervio, pudiendo llegar hasta el pie.

El recorrido del nervio ciático comienza con los nervios que salen por la zona posterior de las vértebras y bajan hacia abajo. Estos nervios se unen y pasan por los glúteos, rozan el músculo piramidal (el músculo que va de la cabeza del fémur hasta el sacro), continua entre los isquiotibiales y llega hasta le hueco popliteo (parte posterior de la rodilla). En el hueco poplíteo, se bifurca en dos grupos de nervios que irán por diferentes zonas:

  1. Hacia la zona exterior de la pierna, se forman los nervios peroneos, que bajan por la parte lateral de la rodilla y llegan hasta la zona superior del pie.
  2. Por el interior de la pierna, van los nervios tibiales, que descienden por la parte interna de la rodilla, pasando por el talón y llegando a la planta del pie.

El recorrido del nervio ciático puede sufrir una lesión en cualquier zona de su recorrido, pero existen unas parte que suelen lesionarse más, a las que llamamos zonas de compresión.

Zonas de compresión

Estas zonas, por disposición y localización, son las que se suelen valorar y tratar en caso de que se comprima el nervio ciático:

Anatomía del nervio ciático

Musculatura lumbar

Nada mas salir de las vértebras, al pasar por la musculatura lumbar también puede comprimirse el nervio ciático. No es común que esta musculatura provoque atrapamientos fuertes del nervio, pero puede producir síntomas leves. Las contracturas musculares en cuadrado lumbar o en paravertebrales son los principales responsables.

Nervios de las vértebras

La primera zona de compresión es la salida de los nervios en las vértebras. Cualquier problema degenerativo, una hernia, o una protusión puede comprimir el nervio desde el principio de su recorrido. Es uno de los principales puntos de compresión, ya que es uno de los más comunes. Se suele tratar casi siempre, incluso aunque no haya dolor local.

Glúeto

Otra de las zonas de compresión típicas es la zona glútea. Aquí, las compresiones del nervio pueden ser causadas por las contracturas en el glúteo medio, en el glúteo menor, o incluso por estar mucho tiempo sentado.

Piramidal

Mención a parte merece su paso por el piramidal. Normalmente, el nervio nervio ciático pasa rozando en músculo piramidal, pero en un reducido porcentaje de la población, aparece una variante anatómica que hace que pase a través. Las personas con esta variante, tienen más posibilidades de tener un síndrome piramidal, generando una ciática casi crónica por culpa de la compresión del piramidal.

Isquiotibiales

Otra zona frecuente de compresión del nervio en el recorrido ciático es la inserción y el tendón de isquiotibiales. El nervio baja entre los isquios y el bíceps femoral. En esta parte del recorrido es muy frecuente el uso de técnicas de modulación o de EPI.

Hueco poplíteo

En el hueco poplíteo se bifurca en el nervio peroneo común que se irá hacia exterior y el nervio tibial posterior que se irá hacia la zona interna de la pierna. Este punto se suele comprimir debido a quistes de Becker.

Cabeza de peroné

Aunque no es muy habitual, otra de las zonas de compresión puede ser la cabeza de peroné. El paso del nervio peroné y sus ramificaciones se pueden ver comprometidas principalmente por fracturas de la cabeza del peroné.

Tendón de Aquiles

En la zona del tendón de Aquiles, pueden dar síntomas tanto las inflamaciones de la grasa de Kager, bursitis como las tendinitis aquileas.

Dorso del pie

La zona del dorso del pie puede producir síntomas de ciática por distintas causas. Las principales son: las tendinitis de tendón, de tíbiales o exteriores de los dedos del pie. Aunque en su mayoría de veces es debido a traumatismos.

Si quieres saber más sobre los síntomas, diagnóstico y tratamiento de la ciática, pincha aquí.

Comparte este post

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

También te podría interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *