La pata de ganso es una zona de la rodilla, encargada de aportar estabilidad a la misma. En ocasiones, esta zona puede inflamarse, produciendo dolor y otras molestias asociadas. Hoy os traigo un caso que he podido tratar con fisioterapia a domicilio del antes y después del tratamiento de la pata de ganso.

¿Qué es la pata de ganso?

La inserción de la pata de ganso se encuentra en la rodilla. Es una estructura tendinosa localizada a nivel de la rodilla. Está formada por la inserción de los tendones de tres músculos: el Sartorio, el músuculo Grácil o recto interno, y el Semitendinoso.

¿Qué es la tendinitis de la pata de ganso?

Pata de Ganso Músculos

La tendinitis de la pata de ganso es una patología frecuente en personas con:

  • problemas de pisada,
  • Exceso de ejercicio físico
  • Problemas en la zona lumbar
  • Dolencias en la pelvis y suelo pélvico.

Cuando nos encontramos con una tendinitis en la pata de ganso, nos encontramos con irritación e inflamación del tendón de inserción del sartorio, recto interno y semitendinoso. La tendinitis en esta zona del cuerpo puede aparecer en cualquier persona, aunque suele estar más ligado a corredores y mujeres de mediana edad.

Síntomas

El principal síntoma de la tendinitis de pata de ganso es el dolor. Este dolor puede ser constante, a veces incluso nocturno, sobretodo en fases agudas de la lesión. Lo que sí vamos a encontrar siempre es dolor intenso a la palpación de la zona interna de la rodilla.

Al inicio de la lesión, puede doler únicamente al correr, agacharse, etc. Pudiendo incluso mejorar con el calentamiento de la zona. Pero una vez se ha finalizado el ejercicio, vuelve el dolor. Si la tendinitis empeora, puede impedir el ejercicio, podemos encontrarnos con imposibilidad de hacer ejercicio, e incluso con dificultad para caminar.

Tratamiento

  1. Modificar el programa de entrenamiento
  2. Descansar
  3. Termoterapia: Aplicación de frío para reducir el dolor.
  4. Vendaje neuromuscular o kinesiotaping
  5. Radiofrecuencia
  6. Fisioterapia Invasiva: Electrolisis Percutanea (EPI) o Punción Seca, en el caso de no contar con un equipo o formación específica de EPI.
  7. Terapia Manual: Masajes, Terapia miofascial, etc.

Bursitis en la pata de ganso

Cuando nos encontramos con bursitis en la pata de ganso o bursitis anserina, nos encontramos con la bursa inflamada. Esta inflamación presiona las partes adyacentes de la rodilla, generando dolor e hipersensibilidad en la zona interna de la tibia, justo en la zona de debajo de la articulación de la rodilla. Además, el dolor aumenta con el ejercicio, o al hacer movimientos como el subir escaleras.

Causas

La bursitis en la pata de ganso suele estar generada por un uso excesivo de la zona, o por una fricción constante en la bursa anserina. Es común en atletas, en concreto en los que están asociados a correr, como el atletismo, fútbol, baloncesto, etc. También es frecuente en personas con osteoartritis de rodilla.

Tratamiento

El tratamiento recomendado sería:

  1. Modificar el programa de entrenamiento o el nivel de actividad hasta que la inflamación disminuya.
  2. Descansar
  3. Aplicar frío en la zona. Si es con hielo, aplicarlo 3 ó 4 veces al día, durante unos 20 minutos, puede ayudar a desinflamar la bursa y a reducir el dolor.
  4. Ingesta de antiinflamatorios. En el caso de que el dolor sea muy elevado, o limite la realización de las actividades cotidianas, puede tomarse medicamentos como el ibuprofeno. Lo mejor sería hablarlo antes con el médico, y no tomarlo nuca por cuenta propia, ya que pueden ser más los efectos secundarios de su ingesta que los efectos de la propia bursitis.
  5. Técnicas invasivas: Ya sea mediante infiltraciones en la bursa, o con aplicación de corriente galvánica mediante EPI.
  6. Tratamiento de fisioterapia
  7. Protocolo de ejercicios personalizado
  8. Electroterapia o TENS
  9. Cremas antiinflamatorias

Pata de ganso: Antes y después

Una vez comentadas las dos grandes afecciones que suelen relacionarse con la pata de ganso, paso a enseñaros un caso real que he podido tratar recientemente a domicilio. En este caso, se trata de una persona mayor, con inflamación producida por una contromalacia de grado II. ¿Esto que quiere decir? Que tiene desgaste en los meniscos, y que por el roce y el desgaste de los mismos, acaba inflamándose la pata de ganso y la rodilla.

Antes del tratamiento de fisioterapia, encontramos una rodilla asintomática. A pesar de la hinchazón, no cursa con molestia habitualmente, aunque sí presentaba dolor en días puntuales. El dolor aparecía con la palpación en la zona de la inserción de la pata de ganso y en la zona de la rodilla, sobretodo si se presiona contra la grasa de jofa. Se aprecia hinchazón en toda la rodilla, sobretodo en la zona de la inserción de los isquiotibiales y el aductor.

Se realizó un tratamiento en dos partes.

  1. Tratamiento manual de la zona inflamada. Para ello, se hizo uso de técnicas circulatorias, como el drenaje linfático. Además. se usaron movilizaciones accesorias de la zona, y se realizó un tratamiento miofascial. Todo ello acompañado de oleato de árnica, que es una planta con un principio activo antiinflamatorio, y por lo tanto, analgésico.
  2. Realización de un protocolo de ejercicios de fortalecimiento personalizado, para mejorar la estabilidad de la rodilla. De esta manera, se consigue que no se cree tanta inflamación en esta zona. La inserción de la pata de ganso se suele inflamar cuando está en peligro la estabilidad de la rodilla, porque tiene una relación directa con los meniscos.

Después del tratamiento se redujo considerablemente la inflamación, y apenas existía dolor a la palpación.

¿Te duele la pata de ganso y quieres aliviar el dolor?

El TENS es un tratamiento muy eficaz, y de precio asequible, que puedes ponerte en tu propia casa

¿Has probado las cremas antiinflamatorias? Las cremas con principios antiinflamatorios como la árnica pueden aliviarte el dolor

Share

Comparte este post

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

También te podría interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *