¿Cuál es el mejor tratamiento para el Parkinson?

Los objetivos del tratamiento del Parkinson desde el punto de vista fisioterápico tienen que ir encaminados a facilitar la ejecución y el control de los movimientos, trabajar la prevención de patologías convalidantes, y sobre todo favorecer la independencia del paciente:

APM

Corregir las alteraciones posturales:

Hay que trabajar las retracciones musculotendinosas y tratar de prevenir la aparición de rigideces articulares. Se puede trabajar delante del espejo, para realizar una autoconcienciación de la postura errónea, y una corrección de la misma a través de estímulos verbales y visuales. Esta corrección debe realizarse durante toda la sesión de Fisioterapia. Además se ha de actuar sobre la postura a través del trabajo muscular, acortando la musculatura elongada (extensores) y estirando la acortada (flexores). 

Fortalecer la musculatura debilitada:

La debilidad muscular y los acortamientos musculares van a aparecer como consecuencia de la disminución de la actividad, por la rigidez y la hipocinesia. Se emplean contracciones isométricas, y movilizaciones activas resistidas. Para prevenir o corregir los acortamientos musculares se hacen estiramientos mantenidos en la musculatura flexora y en adductores de cadera y hombro, y trabajo de inhibición. 

Mejorar la coordinación y el equilibrio como parte del tratamiento del Parkinson

Para reeducar el equilibrio provocaremos desplazamientos anteroposteriores y laterales, pasivos y activos, progresando desde las posiciones más estables, a las más inestables. Para mejorar la coordinación se realizan movimientos amplios, repetidos, rítmicos y conjuntos, procurando siempre atraer la atención del paciente con estímulos de diverso tipo. Es importante trabajar la motricidad fina en las manos, para prevenir alteraciones como la micrografía, y mantener la funcionalidad del paciente actividades de la vida diaria como atarse los zapatos o abrocharse los botones. APM2

Corregir los trastornos de la marcha

Para la indecisión en el primer paso y en los cambios de dirección se emplean estímulos y órdenes enérgicas que mantengan la atención del paciente. En los giros se da la misma orden y se insiste en que mantenga en todo momento una separación exagerada de los pies para evitar el entrecruzamiento de las piernas y el riesgo de caídas. Para el  trabajar la longitud y la altura de la zancada se trabaja con obstáculos que marquen la longitud y la altura del paso. Para la ausencia del braceo se trabaja la disociación de cinturas en diferentes posiciones.

Reeducación de los cambios de posición:

Como parte del tratamiento del Parkinson, se enseña a los pacientes la secuencia correcta de los pasos, para poder pasar de estar tumbado a sentado, y de sentado a tumbado, y vicevers.

Aliviar el dolor:

Es imprescindible en el tratamiento del Parkinson. Para ello se utiliza masoterapia, y electroterapia analgésica con corrientes tipo TENS.

Facilitar la deglución, la masticación y la expresividad facial:

A consecuencia de la rigidez y la bradicinesia van a aparecer alteraciones en la masticación y en la deglución, en la motilidad ocular y de los párpados y en la mímica facial, con lo que se va a comprometer el lenguaje gestual. Para trabajar con estas alteraciones se suele emplear masoterapia para la musculatura de cuello, hombros, mandíbula y cara, ejercicios de mímica para aumentar la flexibilidad y ganar expresión, ejercicios progresivos de masticación y deglución de alimentos, primero líquidos y después sólidos, y también se trabaja la coordinacion oculo-manual.

Mejorar la función respiratoria:

La disminución del reflejo de la tos para limpiar la vía aérea, y la dificultad para realizar los movimientos que participan en la mecánica respiratorios producen una grave alteración en la función respiratoria. Se suele utilizar respiraciones diafragmáticas, expansiones costales, y ejercicios combinados con ciclos respiratorios.

Mejorar la función intestinal como parte del tratamiento del Parkinson:  

El estreñimiento es frecuente debido a la falta de estímulo peristáltico en el intestino grueso, empeorado por la medicación. Se realiza una potenciación de la musculatura abdominal, y masaje profundo siguiendo el trayecto del colon para favorecer el tránsito intestinal.

Otros tratamientos  del Parkinson:

Indicaciones para el empleo de ayudas técnicas, ejercicio físico estructurado y programado, en fase iniciales hacer ejercicio con una cinta para correr (según un estudio puede mejorar el equilibrio y la marcha en estos pacientes), terapia aciática, estimulación cerebral profunda, baile, entrenamiento con neurofeedback, realidad virtual ( se utiliza para mejorar los déficits del equilibrio y el balance, uno de estos métodos es el Nintendo Wii), Yoga, y Tai-Chi. parkinson.png

El diagnóstico precoz a día de hoy es muy difícil de conseguir, no existe ninguna prueba analítica, de neuroimagen o neurofisiológica que identifique la enfermedad, por tanto el diagnóstico se basa sólo en la clínica, ya que para su diagnostico seguro es necesario una biopsia cerebral para encontrar los cuerpos de Lewy. Hay que tener en cuenta que los síntomas comienzan a percibirse cuando la destrucción de neuronas dopaminérgicas ronda el 70%. Investigadores españoles han encontrado que se puede diagnosticar en una fase muy temprana el Parkinson en personas con trastornos del sueño, mediante una  biopsia de la glándula submandibular.

¿Cuáles son los síntomas del Parkinson? ¿Cuál es la esperanza se vida del Parkinson? ¿Qué es la fisioterapia geriátrica y cómo me puede ayudar?  

Fuentes: ElsevierHindawiInfosalusElservier.

Fuentes de las imágenes:   Tellusnaturals, Geriátricakontroll.  ]]>

Share

Comparte este post

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

También te podría interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *