fbpx

Dolor crónico y fisioterapia, ¿cómo puede ayudar?

Dolor crónico y fisioterapia, ¿cómo puede ayudar?

Cuando hablamos del dolor crónico, hablamos de que uno de los círculos viciosos que podía producir era a nivel físico. ¿Qué quiere decir eso? Que el cuerpo intenta defenderse del dolor, cambiando la respiración, las posturas… Y de esta manera, inconscientemente, genera nuevas contracturas y nuevos problemas que aumentan el dolor. ¿Qué relación hay entre el dolor crónico y la fisioterapia?

Afortunadamente, cada vez sabemos más sobre la naturaleza del dolor y los mecanismos neurofisiológicos que lo producen.

¿Cómo se produce físicamente el dolor?

En una primera fase, el dolor es una sensación de disconfort que nos advierte ante un posible daño real o potencial  para nuestro cuerpo.

Si aplicamos ciertos estímulos (presión, calor, frío…) sobre los nervios periféricos con la suficiente intensidad, el cuerpo los interpreta como nocivos. Entonces, los nervios periféricos transmiten esta información a nuestro cerebro, que los interpreta como dolor.

¿Qué es el dolor crónico?

Lo que hasta ahora se había llamado dolor crónico es aquel dolor que superaba los 6 meses de duración. Pero ahora sabemos que también hay un tipo de dolor que no se corresponde con una lesión real o potencial ante la que haya que protegerse sino que es una alteración de los mecanismos de información del dolor. Es un problema en el sistema nervioso que requiere un enfoque y tratamiento diferente. Hablaríamos de dolor neuropático. Muchos problemas muy frecuentes tienen características de este tipo: dolor lumbar (especialmente el recurrente), fibromialgia.

¿Puede cambiar nuestra tolerancia al dolor si tenemos dolor crónico?

Efectivamente. En algunas situaciones un dolor que se mantiene durante un tiempo o al que se asocian miedos, puede provocar cambios en el sistema nervioso. ¿Esto que significa? Que disminuye el umbral donde se identifica algo como dolor, es decir, que cada vez necesitamos estímulos más pequeños para que nos duela algo. 

También puede suceder que, sensaciones que percibimos como peligrosas, hagan que siga llegando información de dolor al cerebro aunque ya no exista la lesión que lo causó (el ejemplo más gráfico de esto es el dolor del miembro fantasma, donde un amputado sigue sintiendo dolor en el miembro que ya no está).  Es lo que llamamos sensibilización del sistema nervioso. Aquí el dolor perdería su misión de advertir de un daño real o potencial y hablaríamos de que es el sistema nervioso el que tiene el “daño”, el que tiene su función alterada. Es importante que el paciente conozca a qué tipo de problema se enfrenta para que no desespere y entienda su proceso, colaborando con su resolución.

En esta etapa el dolor crónico actuaría como una entidad propia. El tratamiento requerirá un trabajo de desensibilización progresiva del sistema nervioso a nivel periférico y central, un cambio en la forma en la que cognitivamente interpretamos el dolor y una recuperación de la función a pesar de ese dolor y que permita ir restaurando la normalidad perdida. Son tratamientos largos sobre los que aún hay mucho desconocimiento pero que abren una esperanza a millones de personas condenadas a padecer dolor toda su vida.

¿Cómo puede ayudar la fisioterapia en el tratamiento del dolor crónico?

La fisioterapia puede ayudar al tratamiento del dolor crónico de distintas maneras, como:

  • encontrando la causa del dolor,
  • usando técnicas para mejorar el dolor,
  • enseñándonos a modificar nuestra postura con higiene postural,
  • haciendo planes de ejercicios específicos para nuestra dolencia y nuestro cuerpo, etc.

El trabajo multidisciplinar aquí es fundamental y es crucial el trabajo de un fisioterapeuta como especialista del aparato locomotor para recuperar la función y corregir las maladaptaciones del cuerpo como consecuencia del dolor. En concreto el fisioterapeuta tendrá que trabajar por la desensibilización del sistema nervioso con estímulos indoloros que vayan a la misma área cortical de la zona del dolor (ejercicios de lateralidad, imaginería motora graduada, exposición gradual al dolor…) y por otro lado, conseguir que la persona vaya recuperando las funciones perdidas con ayuda actividades funcionales y control motor, siempre llevando muy de la mano a los factores biopsicosociales implicados.

Si quieres saber más…

¿Tienes lumbalgia crónica? Te recomendamos que veas este post

Si crees que tines ciática crónica, este post te puede ayduar

¿Tienes el pecho grande y te duele la espalda por ello? Te contamos cómo prevenir y tratar el dolor

¿La lumbalgia crónica está afectando a tu vida sexual? Tenemos la solución para ti

 

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

×

Hola!

Haga clic en la imagen de debajo si quiere enviarme un Whatsapp, o póngase en contacto conmigo por email en  hola@fisiodanielutrilla.com

×