fbpx

Los esguinces son la lesión de un ligamento por distensión o rotura. Se puede producir  cuando la articulación se desplaza de su posición normal, debido a caídas, torceduras o golpes, distendiendo o rompiendo los ligamentos que mantienen esa articulación. Según el grado de lesión se pueden clasificar como:

  • Grado I: El ligamento se lesiona, pero sin llegar a romperse fibras, o se rompen muy pocas, de forma casi inapreciable, aunque cursa con dolor y dificultad para movilizar o apoyar..
  • Grado II: Rotura parcial de fibras.
  • Grado III: Rotura completa.

esguince hombro

El esguince más común es de ligamento lateral de tobillo. También son frecuentes los de muñeca y rodilla. Los síntomas más comunes son:

  • Dolor
  • Hinchazón
  • Contusión o moretón
  • Movimiento o uso limitado de la articulación.

esguince de rodilla

Durante las primeras horas/días de la lesión el tratamiento consiste en reducir el hinchazón y el dolor, por lo que se recomienda ciertas pautas:

  • Elevación y reposo. No apoyar el pie si existe un dolor muy fuerte.
  • Poner frío, como una bolsa de hielo junto a la zona dolorida.
  • Colocar una compresión como un vendaje o férula si lo cree necesario el profesional sanitario.

Después de un corto periodo en el que la lesión es aguda, hay que empezar a volver a ganar la movilidad del tobillo  y fortalecerlo. Lo más recomendable es ir a un fisioterapeuta para que paute un tratamiento individualizado y haga un seguimiento de la lesión, aconsejando que puede hacer y que no debería hacer. El tratamiento se suele estar ligado a la fase de la lesión:

  • Fase aguda: Métodos analgésicos como la electroterapia o la termoterapia,  disminuir el hematoma y la inflamación con crioterapia, drenajes linfático o vendaje neuromuscular. Es imprescindible que se empiece a movilizar la articulación mediante movilizaciones pasivas/activas y movilizaciones accesorias lo más pronto posible para evitar rigideces.
  • Fase intermedia: Cuando la lesión ya no es aguda, hay que empezar con los ejercicios de fortalecimiento muscular y conseguir todo el recorrido articular con técnicas de terapia manual.
  • Fase final: En la última fase el objetivo principal es, trabajar la propiocepción de la articulación para prevenir recaídas y trabajar la reedaptación deportiva si fuera necesario.

Para prevenir lo esguinces se recomienda:

  •  Seguir las pautas del profesional sanitario.
  • Evitar hacer ejercicio o actividades deportivas cuando esté cansado o tenga dolor
  • Tener una dieta balanceada para mantener los músculos fuertes
  • Mantener un peso saludable
  • Evitar las caídas
  • Usar  un equipo seguro y adecuado a la práctica deportiva.
  • Hacer ejercicios diariamente
  • Mantener una buena condición física para practicar deportes
  • Hacer ejercicios de calentamiento antes, y de estiramiento después de la practica deportiva.
  • Usar equipo protector mientras juega

Para más información, os recomedamos esta entrada de nuestro blog: “Esguinces”.

×

Hola!

Haga clic en la imagen de debajo si quiere enviarme un Whatsapp, o póngase en contacto conmigo por email en  hola@fisiodanielutrilla.com

×