fbpx

TENS para estimulación muscular

Hace tiempo hablábamos de la aplicación del TENS para ciertas patologías. Hoy hablamos de un uso mucho más liviano de esta técnica: TENS para estimulación muscular.

TENS EN LA ESTIMULACIÓN MUSCULAR

La electroestimulación neuromuscular, se aplica en:

  • Prevenir de la atrofia muscular durante periodos largos de inmovilización.
  • El tratamiento de la atrofia.
  • Conseguir una mayor estabilidad articular.
  • El tratamiento de contracturas musculares.
  • Tratar la espasticidad.
  • Además, para el tratamiento del dolor.
  • La recuperación muscular después de realizar un ejercicio intenso.
  • Aumentar la fuerza muscular.
  • Elevar la resistencia a la fatiga.
  • Aumentar la intensidad del esfuerzo que se puede hacer durante un tiempo determinado.
  • Mejorar la elasticidad muscular.
  • Reafirmación muscular.
  • Tonificación muscular.
  • Tratar la lipólisis.
  • Por último, para tratamientos anticelulitis.

Rehabilitación de músculos que han sufrido largos periodos de inmovilización. Por este motivo, estos músculos muestran una importante reducción de volumen. La experiencia demuestra que los mejores resultados, se obtienen cuando se realiza una estimulación progresiva.

 

El fortalecimiento muscular está destinado a aumentar la resistencia de los músculos tratados previamente con tratamientos de atrofia muscular, o bien a fortalecer la musculatura para prevenir una posible lesión: esguinces de tobillo, luxaciones, lumbalgias, etc.Los mejores resultados se obtienen realizando una estimulación progresiva con frecuencias capaces de producir contracciones tetánicas en las fibras rápidas y de fuerza.

 

La resistencia a la fatiga permite aumentar la capacidad muscular para soportar un trabajo intenso durante un mayor periodo de tiempo.El trabajo al que se somete a la musculatura conlleva una fuerte descomposición de Glicógeno y una importante producción de Acido Láctico.

Es importante mantener un ritmo de trabajo progresivo para favorecer la mejor adaptación del atleta y obtener unos resultados más favorables.

 

Entendiendo el endurecimiento como la intensidad del esfuerzo que se puede realizar durante un tiempo determinado, el entrenamiento deportivo capaz de mejorar dicha característica ha de centrarse en aumentar la capacidad oxidativa de las fibras musculares.Como sucede con casi todos los programas de entrenamiento, es importante mantener un ritmo de trabajo progresivo que permita una mejor adaptación del atleta y obtener unos resultados más favorables.

Espasticidad y descontracturación muscular

La estimulación con frecuencias muy bajas resulta de gran eficacia para reducir las contracturas y la tensión muscular durante el reposo, así como para tratar la musculatura espástica, previene o disminuye el riesgo de transformación de fibras del tipo I en fibras del tipo II, relaja la musculatura y disminuye su espasticidad.

 

Recuperación

Para evitar los dolores, el agarrotamiento o las contracturas después de realizar un intenso esfuerzo físico, es necesaria la realización de ejercicios especiales destinados a aumentar el riego sanguíneo y a soltar la musculatura.

Se recomienda trabajar, al menos, durante dos semanas con unas dos sesiones diarias. Es decir, cinco días a la semana. Aunque, siempre debe ser el preparador físico quien determine los tiempos y las secuencias que deben aplicarse a cada deportista en concreto.

Fuentes: TENS
No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

×

Hola!

Haga clic en la imagen de debajo si quiere enviarme un Whatsapp, o póngase en contacto conmigo por email en  hola@fisiodanielutrilla.com

×