fbpx

Dolor crónico

El dolor crónico, es aquel que persiste más de tres meses. Generalmente, los que más encontramos en consulta son la lumbalgia crónica, fibromialgia, artrosis y dolor de cabeza crónico.

En el último estudio realizado sobre la prevalencia de dolor en Europa, se encontró que el dolor crónico afecta a 1 de cada 5 europeos (19%). En España, este porcentaje se sitúa en el 11% y la duración e intensidad del dolor es mayor que en el resto de los países.

¿Cómo reaccionamos al dolor?

El dolor tiene una función importante en nuestro cuerpo. Es el encargado de avisarnos de que hay un daño físico, y de que tenemos que arreglar lo que lo está causando. Por desgracia, para avisarnos genera una sensación desagradable y amenazante. Por eso, una reacción natural es tener miedo al dolor. Este miedo, a su vez, es adaptativo ya que nos impulsa a evitar y eliminar todo aquello que nos haga sentir dolor.

dolor de cabeza crónico

Pero no siempre reaccionamos de manera adecuada al dolor. Por ejemplo, para que no nos duela algo nos quedamos quietos y dejamos de hacer muchas cosas que nos hacían la vida agradable. Otro ejemplo se da cuando, el miedo al dolor, nos puede hacer no ir al dentista, lo que finalmente será causa de un mal (o incluso dolor) mayor.

En el caso del dolor crónico, nuestra lucha por evitar el dolor termina siendo inútil en muchas ocasiones. El que no podamos hacer nada para evitar el dolor, nos genera un sentimiento de fracaso e impotencia, y a su vez, nos irrita. Esto en nosotros y quienes nos rodean. Si esta situación se prolonga en el tiempo, y asumimos que no podemos acabar para siempre con el dolor, podemos caer en una depresión.

Además, la continuidad del dolor nos puede producir ansiedad social. Si nos impide nuestra hacer nuestra vida normal, puede llegar a generarnos un sentimiento de inutilidad y de no sentirnos necesarios. Nos damos cuenta de que, además del daño físico, el dolor lleva asociados una serie de procesos psicológicos tan desagradables y duros como el propio dolor.

Círculos viciosos en el dolor crónico

Los intentos de eliminar el dolor crónico nos pueden llevar a entrar en círculos viciosos que no solamente no solucionan el problema, sino que lo empeoran. La ruptura de estos círculos es uno de los objetivos prioritarios de la intervención del psicólogo en el tratamiento del dolor.

  1. Al luchar contra el dolor, nuestro cuerpo genera cambios para poder disminuirlo. Así, modificamos nuestra respiración, nuestra postura o incrementamos la tensión muscular lo que nos ayuda muchas veces a soportarlo. Pero cuando el dolor es crónico estas conductas mantenidas largo tiempo acaban incrementando el problema y amplían el impacto del dolor: aparecen contracturas musculares y problemas de dolor en zonas cercanas. Son reacciones automáticas, pero no por ello menos dañinas.
  2. También hemos visto que cuando el dolor se cronifica, suele ir asociado a un estado de ansiedad y de depresión. Estos a su vez potencian las sensaciones dolorosas, porque nuestro estado las hace más insoportables, con lo que el dolor aumenta y hace que nos esforcemos más en evitarlo y que el fracaso sea más importante. Estableciéndose así otro círculo vicioso.
  3. A veces el dolor tiene ganancias secundarias, es decir nos evita hacer determinadas cosas que no nos gustan (por ejemplo, odiamos planchar y dejamos de hacerlo porque nos duele la espalda) o conseguimos atención de las personas queridas. Pero estas esas “ganancias” son una trampa mortal, porque están deteriorando nuestras capacidades personales y limita nuestras relaciones personales de manera determinante. Además, no nos permiten olvidar el dolor y dedicarnos a otra cosa y por tanto nos impiden superarlo.
  4. Los cambios sociales derivados de nuestra nueva situación como pacientes con dolor crónico aumentan el estrés.
  5. Si no encontramos remedio a nuestro dolor porque la ciencia y la medicina son limitadas, la búsqueda de una vida sin dolor nos puede llevar a abandonar un tratamiento adecuado y de nuevo nuestro afán por mejorar nos lleva a empeorar.

DOLOR CRÓNICO

 

dolor crónico

¿Tienes lumbalgia crónica? Te recomendamos que veas este post

Si crees que tines ciática crónica, este post te puede ayduar

¿Tienes el pecho grande y te duele la espalda por ello? Te contamos cómo prevenir y tratar el dolor

¿La lumbalgia crónica está afectando a tu vida sexual? Tenemos la solución para ti

¿Tienes dolor crónico y quieres saber si la fisioterapia puede ayudarte? Este es tu post

¿Cuál es el tratamiento psicológico recomendado para el dolor crónico?

 

Fuentes: cop, infocop, Scielo

Fuente imágenes: 1, 2, 3

7 Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

×

Hola!

Haga clic en la imagen de debajo si quiere enviarme un Whatsapp, o póngase en contacto conmigo por email en  hola@fisiodanielutrilla.com

×